Comer tostadas quemadas potenciará tu envejecimiento

Los últimos estudios realizados han demostrado que comer tostadas quemadas hará que envejezcas a un ritmo mucho más rápido de normal, así que la próxima vez que saques las tostadas del tostador con un color negro quemado, mejor tíralas y hazte unas nuevas. Esto se debe a una reacción química, llamada glicación, que provocan en el interior de nuestro organismo una serie de productos tóxicos. Aquí, la glicotoxina juega un papel muy importante en relación al envejecimiento y a la aparición de enfermedades crónicas que están directamente relacionadas con la edad. Aunque no te des cuenta, lo cierto es que es un proceso que poco a poco se puede observar con echar un vistazo a la dermis. La piel varía de aspecto y cambia su estructura por completo, provocando la aparición de un mayor número de arrugas. Entre los alimentos que provocan la glicación hay que destacar al azúcar, que provoca que haya un nivel demasiado alto de glucosa en sangre, llegando a provocar una reacción con las proteínas, que puede llegar a provocar un cambio radical en la estructura y en las funciones. De hecho, diferentes estudios consideran al azúcar, un alimento igual de nocivo para nuestro cuerpo de lo que puede ser el alcohol. El problema es que es muy complicado evitar su consumo, principalmente porque está presente en una enorme cantidad de alimentos del día a día. Tal como afirma la Organización Mundial de la Salud, el exceso de consumo de azúcares libre habría que reducirlo en un 10% de la ingesta calórica total. Pero aquí no solo aparece el azúcar, sino también todo tipo de alimentos que utilizan la mayoría de cocineros o fabricantes. El azúcar está presente en todos lados. También ha querido hacer hincapié en las tradicionales barbacoas en las que la carne y la grasa se convierten en protagonistas. Aquí, si la carne entra en contacto con el fuego con demasiada frecuencia, es posible que también acelere tu envejecimiento. Cuando un alimento sufre una temperatura demasiado elevada durante mucho tiempo, la aparición de glicotoxinas está más que asegurada. Por ello se recomienda con tanta insistencia seguir técnicas de cocinado saludable, como pueden ser el horneado, el vapor o las comidas a la plancha. La más saludable de todas es la cocina al vapor, como puede ser el hervido. Cualquiera es mejor que la fritura, eso sin duda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *