Consejos para mantener una buena higiene oral

En muchas ocasiones, los problemas de higiene dental se presentan porque realizamos hábitos considerados inadecuados que acaban por dañar el esmalte así como propiciar la generación de algunos problemas de gran importancia. Con el objetivo de mejorar estos hábitos de limpieza bucal, los dentistas en Tarragona de la clínica Tuces recomiendan en su blog los siguientes consejos que permitirán disfrutar de unos dientes más sanos y saludables. Sigue leyendo para poder descubrirlos y, sobre todo, asegúrate de seguirlos desde este momento.

Tips para tener una buena higiene oral

Limpieza adecuada

Lo primero que tienes que saber es un error muy común a la hora de cepillarse los dientes. Normalmente lo que hacemos es solamente cepillar la zona de los incisivos. Sin embargo, tienes que recordar que la lengua y las diferentes zonas de la boca también son una enorme fuente de bacterias que han de ser tratadas de la forma adecuada. Podemos utilizar el mismo cepillo de dientes para actuar en esas zonas. Si esto es demasiado intrusivo para tu piel siempre puedes utilizar un enjuague bucal.

Utiliza hilo dental

El hilo dental se considera primordial para tener una buena higiene dental. Es la única manera efectiva para poder eliminar todos aquellos restos de comida que se hayan podido quedar atrapado entre los dientes. En un primer momento puede parecer algo complicado de utilizar y seguramente lo acabemos dejando. Sin embargo, poco a poco nos daremos cuenta de sus beneficios y cogeremos la destreza necesaria para seguir con su uso. Aquí encontramos otro problema muy habitual y es el hecho de utilizar palillos en vez de hilo dental. Esto no se debe de hacer porque dañaremos el esmalte.

Selección del cepillo perfecto

A no ser que el dentista te recomiende otro tipo, es importante que el cepillo tenga una cabeza pequeña, que su dureza sea media y que sus extremos sean redondeados. De esta forma, conseguiremos la fuerza necesaria como para desterrar a todos aquellos elementos nocivos que pueden permanecer ahí. Por supuesto, el cepillo no es para siempre. Los expertos recomiendan cambiarlo cada 3 o 6 meses. Llegará un momento en el que será una alta fuente de gérmenes y no conseguirá beneficiarnos, sino más bien todo lo contrario.

Reduce el consumo de azúcar

El problema del azúcar, además de estar relacionado con casos de obesidad, es que las bacterias que tenemos en los dientes se alimentan de ella. Con esto nos referimos a cualquier tipo de dulce, desde chocolate, bebidas azucaradas a bollos industriales. Con las bebidas podemos utilizar el truco de la pajita y evitar que pasen por la zona dental. Con el resto de alimentos solo podemos reducir su consumo. Sabemos que es complicado dejar el azúcar pero se considera algo primordial si queremos mantener nuestra higiene dental en un nivel óptimo. Sigue estos consejos y verás cómo consigues cuidar esta parte tan importante de tu cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *