Consejos para ser más feliz y positivo

Al día de la fecha, nadie ha conseguido la receta perfecta para ser feliz. De hecho, de dar con ella, muchas serían las enfermedades relacionadas con el estado de ánimo que tendrían los días contados. Quizá esto no sería el remedio perfecto para psicólogos y psiquiatras que verían sus consultas vacías, pero sí, para las miles de personas que viven hoy atrapados en la realidad de enfermedades tan duras como depresiones o crisis de ansiedad.

Ser feliz y positivo debería ser una obligación diaria con uno mismo

De hecho, debería ser una asignatura obligatoria en los colegios y un común en la vida cotidiana de la gente tal como ir a comprar el pan. Sin embargo, a falta de una poción mágica para curar la sinrazón de la tristeza, desde aquí os proponemos unos cuantos consejos para ser más feliz y positivo. Quizá los mismos no sean la solución a tus problemas, pero sí un parche para tratar de ver la vida de un modo diferente o por lo menos una manera de conseguir la tan ansiada sonrisa mientras lees estas líneas.

¿Cómo ser más felices?

El protagonista principal de la felicidad debe ser, sin duda, sentirse a gusto con uno mismo. Para ello, debes disfrutar de algo tan sencillo como es tu propio juicio u opinión de las cosas. La tolerancia es perfecta con los demás, seguro que su uso genera en el otro una gran sensación de bienestar. Sin embargo no debemos caer en la confusión de permitir al resto del mundo que nos lapiden con sus siempre acertadas opiniones. Si hay una opinión que cuenta en esta vida es la tuya propio, ésa, sí, la que te lleva en ocasiones a confundirte pero te hace aprender de tus errores. Otro consejo fundamental para alcanzar la felicidad radica en el hecho de hacer de la sencillez tu himno. Esto quiere decir, no complicarse intentando resolver absurdos, divagando entre cuál es o no la postura lógica. Aceptar la vida como viene, sin buscar estúpidas formas de hacerla más complicada. Aparca la ira y deja de lado las irritaciones y el mal humor. No te permitas a ti mismo ir a la cama enfadado, a la suma de tu malestar se unirá la falta de descanso, lo que, al tiempo incrementará el desánimo y la desgana. Pero si hay algo realmente importante es conseguir reírse de uno mismo, de tus miedos y defectos. ¡Tal vez, esté llegando la hora de sonreírle a la vida!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *