Evite los parpados caídos, arrugas, ojeras, bolsas o flacidez

El estado de nuestros parpados caídos suele delatar, impiadosamente, el paso de los años ya que la mímica y la particular estructura de la epidermis que rodea a los ojos es especialmente sensible a la aparición de arrugas. ¿Por qué? Pues porque la piel en este sector es la más fina de todo el rostro y los cambios de temperatura, la polución, la falta de sueño, la mala alimentación, las enfermedades y las contracciones que realizamos al reírnos, enfadarnos o llorar quedan como huellas grabadas para siempre en los párpados. Bajo la piel de esta área prácticamente no hay ni glándulas sudoríparas ni sebáceas –las que naturalmente hidratan y lubrican la piel– y para contrarrestar esta falta es imprescindible utilizar productos específicos para el contorno, sin elementos grasos que irriten, pero que hidraten y reafirmen generosamente.

bolsas-ojos

Eliminar las bolsas y los parpados caídos

Las bolsas bajo los ojos se forman por acumulación de líquidos o de grasas. Si se trata de cúmulos grasos se van formando poco a poco y cuando se instalan es muy difícil borrarlas. Las primeras son más evidentes por la mañana y se “desinflan” a lo largo del día. Pero como el tejido de contorno de ojos tiene escaso sostén, con el tiempo estos cúmulos debilitan la piel de la zona y se suma flacidez a los párpados hinchados. Cómo combatir este problema: Con una alimentación sana, ya que las toxinas en sangre empeoran la situación, con cremas específicas libres de grasas, antifaces fríos que bajan la inflamación y –sobre todo en los edemas por acumulación grasa– con cirugía, por ejemplo intervención con láser.

Borrar las ojeras para disminuir el efecto óptico de papados caídos

Existen diversas causas para la formación de ojeras, una de ellas es hereditaria y la otra por ligeros disturbios en el sistema circulatorio. En el segundo caso suelen comenzar con ligeros hematomas en el ángulo interno del ojo, señal de que los capilares han dejado pasar sangre a través de sus paredes. Cuando las ojeras se deben a una mala circulación tienen una tonalidad azulada, pero también pueden ser algo amarillentas y en ese caso son de origen linfático. Existen también las llamadas “ojeras episódicas”, que se forman por falta de sueño, alergias, cambios hormonales o abuso de alcohol o tabaco. Cómo combatir este problema: En el caso de ojeras hereditarias sólo se las puede disimular con un maquillaje adecuado. Las demás deben evitarse llevando un ritmo de vida equilibrado. Si se forman debido al cansancio, ayuda aplicarse compresas frías empapadas con té de manzanilla. Notar que el incremento en las ojeras favorece el efecto óptico de parpados caídos.

Evitar la flacidez, y en consecuencia también los parpados caídos

El colágeno y la elastina, componentes responsables de la tensión y recuperación de la piel, son prácticamente inexistentes en la zona de contorno de ojos. Por eso, a medida que pasan los años, es esta zona de la piel la primera en mostrar pequeñas arrugas, que se van haciendo más y más pronunciadas con la edad y la falta de cuidados. El párpado superior es el primero en mostrar flacidez, y luego el párpado inferior sigue el mismo camino, flacidez que se puede y se debe retardar con tratamiento específico sino da lugar a los parpados caídos. Cómo combatir este problema: Con cirugía se pueden eliminar los sobrantes, por medio de pequeñas incisiones escondidas en los pliegues del párpado superior. Pero se puede prevenir la flacidez con cremas reafirmantes para párpados y se lo debe hacer a edad temprana.

Lo que no hay que hacer para evitar los parpados caídos

• Irse a dormir sin haber quitado todo el maquillaje del rostro, en especial el rímel. • Usar colirios o sustancias destinadas a blanquear el blanco del ojo sin control médico, ya que se puede estar enmascarando alguna enfermedad. • Trasnochar en exceso, abusar del alcohol, del tabaco o de los psicofármacos. • Hidratar el contorno de ojos con cremas que no son las indicadas para este sector tan particular de la piel. • Usar lentes de contacto sin haberlas limpiado convenientemente. Automasajes para tener ojos lindos y sanos • Masajee las sienes con las yemas de los dedos. • Cierre los ojos y acaricie tres veces el borde superior e inferior de los párpados. • Oprima primero el ángulointerno del ojo, cuatro veces, con suavidad y firmeza. Haga lo mismo con el ángulo externo. • Masajee con las yemas de los dedos las órbitas oculares con movimientos en círculo. Cuatro veces en una dirección y cuatro veces en la dirección contraria. • Apoye sobre los globos oculares las yemas de los dedos índice y corazón. Presione ligeramente hasta ver luces (conocidos como fosfenos) y disminuya luego la presión. Repita cinco veces. • Parpadee. Imagine un círculo de unos cincuenta centímetros de diámetro, dibujado sobre una superficie lisa, por ejemplo la pared. Con la mirada “dibuje” el contorno de este círculo, tres veces hacia la derecha y tres veces hacia la izquierda. Parpadee y descanse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *