Cómo fortalecer la relación de pareja

No existe la pareja perfecta. O, más bien, no existe la pareja en la que a lo largo de toda la relación no haya pasado por ningún altibajo.

A veces pasamos por temporadas en las que en lo personal no estamos en nuestro mejor momento, y eso puede repercutir en la salud de la relación. Otras veces es la propia relación la que va mal por algún malentendido, encontronazo entre los dos o diferencia de pareceres o actitudes.

¿Acaso no merece la pena implicarse para solucionar las pequeñas fisuras? Y si estas no existen todavía, ¿acaso faltan motivos para reforzar todavía más nuestras relaciones? Te damos algunos consejos para fortalecer vuestra relación de pareja.

Solucionad los problemas emocionales y psicológicos

A veces, la relación flaquea porque lo vuestro está dejando de funcionar y quizá haya llegado el momento de acudir a un terapeuta profesional.

Terapia de pareja

Los psicólogos que hacen terapias de pareja son especialistas en las relaciones que están pasando por un mal momento. Pueden encontrar los motivos de las discrepancias, sacar a la luz los problemas ocultos y averiguar las causas finales del conflicto. A partir de ahí, se elabora una terapia para sanar las heridas y reconstruir la relación.

Las parejas pueden encontrar que tras la terapia salen reforzadas, pasan a un nuevo nivel en el que la relación es más madura y adulta, y encuentran nuevas maneras de disfrutar de la compañía del ser amado. Sin olvidar, por supuesto, la recuperación de aquellas pequeñas cosas que antes nos gustaban pero que con el tiempo se fueron perdiendo.

Sin duda, la terapia de pareja es una herramienta muy interesante. ¿Por qué acabar algo si se puede reparar?

Terapia personal

Es posible que uno de los dos esté pasando por una situación emocionalmente dolorosa o difícil. Los trastornos psicológicos no son de ayuda a la hora de mantener una relación de pareja sólida, ya que introducen elementos difíciles de soportar. También es posible que haya un trastorno emocional que afecte directamente a la manera en la que mantenemos relaciones de pareja, como por ejemplo el trastorno de ansiedad relacionado con el miedo al abandono. Acudir al psicólogo puede ser un buen comienzo para sanarse y, con ello, arreglar problemas de la relación.

Dadle salsa a la vida

Salir de la rutina es un remedio mágico para reencontrarse con sensaciones y emociones que creíamos perdidas. Buscad ideas, planificad viajes y escapadas, tentaos con novedades y apostad por probar actividades diferentes. Compartid esos momentos y aumentad en lo posible la comunicación entre ambos.

Pero apostad también por daros espacio. La relación de pareja puede ser agobiante en ocasiones, muy cerrada y muy centrada en sí misma. Aprended a ser independientes y a tener vida propia. Eso ayuda a incorporar novedades, refrescar los gustos e intereses y tener nuevas cosas de las que hablar en casa.

En definitiva, no debemos creer que al tener una relación ya está todo hecho. Las relaciones de pareja deben trabajarse, cuidarse y renovarse para que no pierdan la magia con la que empezaron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *