¿Por qué se reduce o colapsa la microcirculación?

Si hablamos de microcirculación lo hacemos del estadio final de nuestra circulación sanguínea. Es en ese momento cuando se produce el abastecimiento real de nutrientes y oxígeno a las distintas células de nuestro organismo, al mismo tiempo que tiene lugar la evacuación de los desechos que tenemos en el metabolismo. Todo este proceso significa las tres cuartas partes de la totalidad de la circulación de la sangre. Se trata de estadio en que tiene lugar la generación de la salud o de la enfermedad, así como la energía necesaria para la elaboración de las proteínas o las células.

En el caso de que la microcirculación sufra un colapso o se reduzca estaríamos asistiendo al momento en que la biología empieza a sufrir un deterioro. Por ello, es importante ampliar la información sobre microcirculación, la cual se organiza en una red de distintos vasos sanguíneos muy extensa e independiente y que llevan a cabo el riego, de forma particular, de las membranas mucosas, de la piel y de los distintos tejidos blandos como el adiposo, los músculos o el conectivo.

Es más, en el caso de los deportistas, si la microcirculación de nuestro cuerpo no va bien, el corazón no rendirá como es debido cuando se practica deporte, así como en el transcurso de la vida en general. Con la microcirculación, además, estamos protegiendo el sistema inmunológico.

En el caso de que el cuerpo se abastezca bien de células, se producirá un aumento de grandes dimensiones tanto del rendimiento deportivo como del rendimiento vital. A través de la activación microcirculatoria, se consigue un buen aporte de oxígeno y nutrientes, así como la máxima eliminación de dióxido de carbono, lactatos y óxido nítrico. Todo ello se traduce en que el esfuerzo dé lugar a un enorme rendimiento y sin un elevado riesgo de lesión y sin padecer las temibles agujetas, los calambres o el cansancio.

Principales causas de la reducción o colapso de la microcirculación

La reducción o colapso de la microcirculación puede deberse a distintas causas. Por ejemplo, el estar sometido a altos niveles de estrés durante el día a día por causas laborales o de otro tipo. Esto hace el cuerpo se contraiga y se encuentre muy cargado , por lo que se produce una disfunción en su biología.

Del mismo modo, la reducción o colapso puede deberse a una alteración que proceda de una enfermedad que se viene padeciendo, así como por el paso de los años o por la constitución genética, por ejemplo.

Consejos a favor de la microcirculación

Es muy recomendable el mantener una dieta equilibrada, que sea saludable. Así, la microcirculación y el cuerpo obtienen los antioxidantes, vitaminas y nutrientes que les son necesarios. Además, es aconsejable también la práctica de ejercicio de manera regular. Así, se da un mejoramiento del fluir de la sangre y se produce un aumento de la respuesta al estrés inmune.

Además, es necesario no limitar las horas de sueño, debido a que la microcirculación es mayor durante las horas de la noche y así se logra que se acelere la renovación de las células.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *